ESTRATEGIAS PARA LA FORMACIÓN HÁBITOS DE HIGIENE EN LOS NIÑOS DE 3,4 Y 5 AÑOS
FALTA DE HÁBITOS DE HIGIENE
NIÑOS DEL I.E.I SALABAMBA
Curriculum vitae
Mis enlaces favoritos
FALTA DE HÁBITOS DE HIGIENE

NIÑO QUE OLVIDA LAVARSE LAS MANOS ANTES DE COMER
Imagen
NIÑO CON PROBLEMA DE HÁBITOS DE HIGIENE
Imagen
ANÁLISIS CRÌTICO DE LA SITUACIÒN PROBLEMATICA
De acuerdo a la información obtenida en los instrumentos de investigación: ficha de observación aplicada a los niños y niñas, entrevistas a la docente y padres de familia de la Institución Educativa Inicial Nº 090 del caserío Salabamba – Las Pirias, se verificó que los niños y niñas presentaban escasa práctica de hábitos de higiene. Según los resultados de la observación a los niños y niñas, éstos asumen acciones y comportamientos desfavorables en el aseo de su cuerpo; pues la mayoría no se bañan diariamente, menos lo hacen después de una actividad que genera desgaste físico como el deporte, caminatas, trabajos agrícolas, etc. De igual manera se apreció que sólo la minoría de ellos y ellas usaban jabón al lavarse las manos, antes y después de hacer alguna actividad, de vez en cuando ejecutaban el cepillado de dientes, pues usaban sal en lugar de pasta dental para el cuidado de sus dientes; contradecía con la correcta higiene personal, por cuanto, la limpieza y cuidado de nuestro cuerpo no es sólo tener el cabello bien peinado y cepillarse los dientes; las personas que prestan atención a su higiene personal pueden prevenir la propagación de gérmenes y enfermedades, evitar el desarrollo de alergias y trastornos de la piel. Se considera que el lavado de las manos con agua y jabón, y el cuidado de la piel ayudan a prevenir enfermedades, eliminando gérmenes, también puede prevenir la contaminación por ingestión y cruzada de los objetos y las superficies que tocamos. Es importante lavarse las manos después de usar los servicios higiénicos, antes y después de ciertas actividades; antes, durante y después de la preparación de alimentos, antes de comer y beber; impidiendo la propagación de gérmenes. .. “La higiene no sólo es importante para prevenir infecciones y enfermedades, también contribuye positivamente en el ingreso a la vida social” (LUNESS, 2006), aseveración que en la práctica se confirma, porque las personas desaseadas generalmente sufren alguna marginación o discriminación de los grupos.
Por otro lado, según los resultados de la entrevista a los padres de familia éstos en su mayoría tenían escaso conocimiento de la higiene personal y alimentaria. Cotejando con los datos de la observación a los niños, se obtuvo que a veces conservaban las frutas y verduras tapadas y de vez en cuando solían lavar sus alimentos antes de consumirlos; no toman agua hervida, tampoco cloran o filtran para su consumo diario. Se confirmó del mismo modo la existencia de enfermedades infectas contagiosas como parasitosis, granos, hongos, infecciones, entre otras, que afectan la salud integral de los niños. Concluimos indicando que los padres no asumían su rol en esta responsabilidad, por cuanto, es deber de los adultos introducir buenos hábitos en la vida de los niños pues todo empieza en la familia; este desconocimiento de los padres permite que no orienten a sus hijos y estos adquieran hábitos negativos como morderse las uñas, chuparse los dedos, hurgarse la nariz, etc. La mayoría de estas costumbres se inician en la infancia y pueden conservarse en la vida adulta.
Por otro lado, según los resultados de la entrevista aplicada a la docente se verificó que escasamente hacían prácticas de higiene personal y colectiva con sus niños, debido a que desconoce estrategias básicas para este aprendizaje, contribuyendo a incrementar el deficiente desarrollo del hábito de higiene, pues su tarea es propiciar actividades que favorezcan el aprendizaje y aplicación de hábitos de higiene; según los intereses y necesidades de los niños (as), a través de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales en todas las áreas de desarrollo, entendiendo que la escuela, es un lugar donde los acuden a formarse integralmente, si adquieren hábitos de higiene, es probable que éstos se generalicen a los demás ámbitos de su entorno. La escuela debe ser la institución que reúne las condiciones mínimas de un ambiente sano, con la finalidad de formar a los niños y niñas con conciencia de salud personal y colectiva, lo mismo que inculcar a los padres en la formación de un ambiente sano para una salud integral.